De la pulpa de tu piel

Voy contando las cerezas que penden de la luz
que deja entrever el cerezo entre las ramas,
voy contando las turgencias del cielo azul
mientras peso los minutos que separan
los cuerpos desnudos de su arbolado delirio,
mientras las hojas pierden lentamente la savia
del sexo que hizo madurar el fruto
que quedó a la intemperie de la inmensidad.

Soy la hoja que queda de todo lo que hicimos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s