Pandemónium

Este verde globo, temeroso entre las matas, audaz en el páramo,
afligido en el tiznado conglomerado de marquesinas y semáforos,
este raro meteoro que pesa en el espacio atormentado de su anochecer,
este planeta incierto en la confusa galaxia de pasiones que asustan,
esta hembra en celo que pernocta con íncubos y engendra placer,
esta infame obra del ángel traidor concebida en la cópula con incrédulas
para engendrar sibilinos profetas del apego en las anteras,
en los saltos de agua, en el fruto del primer contacto con el día,
en el vuelo espectral de libélulas sobre pozas y charcas mortecinas,
casi como miradas indiscretas delatándose con impaciencia,
claveteando de luz la estrategia de la penumbra.

Esta rara llama que recorre las arterias y quema con la rapidez de un rayo
sin que la vida note su desfallecer en el corazón calcinado del pálpito cruel,
este buscar en nubes negras de tormenta el cielo añil y raso que quisimos ser,
este caer del ansia como tragos de alcohol en el garguero de nuevos diablos.

Este mundo escaso, este mundo de honor a golpes, de odio a excusas,
este descampado de algazara, esta selva de pastores,
este parnaso cantado a dentelladas como si amar fuera gula,
este lupanar, esta tosca rueda en el asfalto es el cordón umbilical
que liga la resistencia de las pasiones a las meretrices de la destrucción,
es el juicio rápido en la mirada del otro, es la casa de Dios.

Este verde globo a la deriva es un globo que se pincha: una ilusión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s