Rotación

Mundo. Vocablo escapando de sus límites,
pronunciado con tanta ligereza como gravedad,
ese sonido necesario en el interior fijado
a los vertiginosos giros de una hélice,
el mundo se levanta y erguido bosteza
mientras su aliento se disipa con la resignación
de la avanzada tarde, y luego se retira,
deambula como un fantasma por las galerías,
existe como sospecha, como intuición
de algo que no deja de existir aun incomprensible.

El mundo se retuerce y dormita,
a veces tan ágil por temerario,
a veces tan cercano al alcance de unos labios,
a veces tan torpe por inabarcable,
parece de una inmensidad irrecuperable
y también un punto o una coma,
un matiz que trasciende el abrumador ocaso,
o una espiral que hace las preguntas
por las que nosotros también giramos.

Anuncios