Negra luz

Por donde corre el agua fétida
de las cloacas,
por las cuestas aguerridas
de nuestros descuidados callejones,
por donde tratamos de evitarnos
y convivirnos con la excusa de estar vivos,
en el fondo de ese charco
donde no queremos reflejarnos,
por donde corríamos de niños
con el mal tras nuestro rastro,
en esa masa corrompida y consanguínea
que retoza en el estómago
del animal que somos y negamos de rodillas,
ahí nos vamos, ahí nos vemos tarde o temprano.

Anuncios