Verdes campos de atracciones

Es la hora que señala la dureza en el fondo ocre,
es momento de aparcar toda ilusión de fortaleza,
toda evasión de nostalgia y sus pormenores,
no llegaremos a tiempo con tanta lengua descarnada
simulando a voces ser la carne de otra carne,
la llave de mil puertas en sus pestillos,
atletas en zapatos nuevos al dejar la calle
con las mismas huellas del viento,
sembrando campos en flor de fértil hambre,
no llegaremos a tiempo de ser cuanto queremos ser
en este absurdo caer donde caemos como imanes.

Anuncios