Rúbrica de oscura golondrina

Es así que la ruina nos precede,
infame en la ventisca de recuerdos
aventurándose en planicies amortajadas,
amenazada por el sonoro golpe de cornisas
a los pies ya desprendidos de la huida.

Es así que la ruina nos precede
en su matinal sonrisa
y descabalga las horas,
y arroja la montura tan lejos
como puede el débil impulso del aleteo
de la golondrina a sus atardeceres,
y sin saberlo nos convierte en el polvo
de caminos agotados sin aliento,
continuando por los poros de la muerte
la torpe transpiración.

Es así que la ruina nos precede
y fija el dolor pendiente
con estacas sempiternas a la piel
amoratada de nuestras márgenes.

Anuncios