Bajo la piel, muy cerca de los huesos.

Y si el amor fuera solamente amor en sus secretos
¿Cómo llegar? ¿Cómo alcanzarlo sin desvelar
el más profundo sino del misterio que lo alberga?
Y si no llegásemos nunca a conocer
la variable que opera esa mecánica endiablada
¿Cómo amar sin perdernos en el vértigo de la ignorancia
y ansiar el apego de enredadas por fingidas almas
en la más honesta de nuestras trampas?

Y si el amor fuera solamente amor sin conocerlo
¿Cómo amar entonces la voz que nos habla
con rabiosas letras de un pretencioso pecho,
encendiendo la pregunta con la muda respuesta
que se enzarza a nuestros ojos
en espinosas ramas de un dulce y delicado fruto?
¿Cómo amar, sin perder ese don incomprendido
en torpes manos incapaces de atrapar
su evasivo cuerpo de pequeño pájaro
saltando sobre los restos de la fruta en nuestro plato?

¿Cómo amar? ¿Quién nos lo cuenta, quién nos lo ha contado
que nos lleva enjutos, ebrios y mentirosos a tanto desengaño?

Anuncios