Nada que no sepas

Ya ves, han pasado los años

creyendo que no me daría cuenta,

pero pasaron contigo

como esa gruesa cuerda

que ha tirado del cuello rojizo,

apretando lo justo para una muerte lenta,

tan lenta que sigo dentro igual de vivo,

tan lenta que morir ya no me deja,

y el recuerdo me sostiene cuando escribo

así de solo de nada que no sepas.

 

Ya ves, han pasado los siglos,

y el amor persiste a pesar de todo

igual que la mirada de un niño,

igual que los deseos de un loco.

Publicado por

Carlos Bosi

Es fundamental aprovechar nuestra condición de ser consciente para desarrollar la consciencia, practicar la comprensión frente a la confrontación, disponer los instrumentos necesarios para desplegar lo mejor de nosotros mismos en beneficio de lo que nos rodea, reflexionar, escudriñar los silencios que nos silencian, y aceptar que somos ejes de nuestra revolución personal.