Denso y liviano

Seguiré amando de tu peso en el alba,
como quien ama ver caer
la pluma del cuerpo de la alondra,
seguiré en el mismo oreo
que sustenta mi gravedad,
mientras amo como sueño,
mientras sueño que te amo,
donde quiera que estés sobrevolándome,
bella entre las lunas
que vas llenando al caer de mis tardes.

Anuncios