Monotonía fúnebre

Atrapado en la máquina de tu jodido tiempo,  injuriado por el hábito una y otra vez: tú con las letras más grandes,  tú con la voz más grave, tú con el eco del silencio sepultado, te levantas de un grito para responder a las injurias y oficias tu propio  aquelarre, dibujas el círculo y trazas sobre él los símbolos que representan tu exorcismo,  danzas sobre su perímetro  y dejas que la noche unja su oscuridad en tu frente,  y hablas de tu puta vida o de esos cabrones o de aquel hijo de puta, pero no haces nada y tienes suerte de que nadie te llama gilipollas. Vuelves a ser dócil, el péndulo que revisa cada día las mismas horas mientras mueres, lentamente.
Anuncios

Poema de Navidad

Gracias a ti, que me hiciste sentir un poco malo, malicioso, maléfico, truhán o inadaptado; gracias a ti, que me hiciste cargar con la inocencia y me dolieron los huesos, y el dolor atravesó el tuétano y la sangre brotó a latigazos contra mi pecho; gracias a ti, que bebí hasta tragarme la noche a golpes de alcohol con la violencia que me enseñaste a empuñar para sobrevivir al niño que perdió su Papá Noel o sus Reyes Magos; gracias a ti, que me enseñaste a llorar los regalos, a reír las urgencias y abrevar la esperanza, gracias a ti que le enseñaste a mentir a la felicidad: feliz Navidad.

MEDITACIÓN Nº 4

El maestro del pájaro cantor habla de los límites de la paciencia. La jaula brilla por el metal de sus ojos, el aire no tiene alas, la vida no sube escalones, ni abre puertas, ni enciende luces, ni cuenta con la mano. El maestro del pájaro cantor no tiene límites.

Taciturno

Las tardes parecen sonar con fuerza, se estremecen al paso del aire tamizado con el breve fulgor de la memoria, exhalan los perfumes dormidos para soñar su aroma en la extraña constancia de una vida que no cesa de tocar el cristal de la ventana. Sin ánimo de recordar, parece que el tiempo se clava en algún calvero de nuestro pecho acaecido, casi sin amar el amor redobla sus defensas y el deseo se nubla de esperanza, el verbo suena su lágrima viva y la atención se dispersa en todas sus heridas, como el chorro de una fuente en la boca de un vagabundo, sed a sed, coma a coma; hablamos por hablar de lo hablado y el silencio duele porque nadie le escucha. Las tardes parecen sonar con fuerza en esta pared de la melancolía donde el crespúsculo golpea las últimas horas y el tiempo vierte su fractura.

Esperanzas demasiado grandes, o pobres artífices.

Así acaban las grandes historias, cuando se desmoronan las sólidas columnas levantadas para sostener en altura pequeños planes que nos mantenían a resguardo de las tardes de frío y lluvia; y al caer la llovizna sobre nuestros ojos hiere nuestra vista como un hierro candente, y al golpear nuestra frente el aire estorba la memoria y el corazón se marchita al faltarle la tierra: la pequeña lombriz que avanzaba e ingería nuestros desechos en las galerias que excava y ahora escupe en nuestros sueños.

O Nascimento do Brasil

Bateram nos cavalos as esporas, os canhões trovejaram, ouviram-se gritos no meio do mato: as moças era estupradas por soldados enquanto os vencidos, cambaleantes, atravessavam banhados como fantasmas, com os olhos tapados pela fumaça que tinha deixado o fogo da artilharia, com o rosto cinza, com a luta acima das costas dirigindo seu cansaço, com as pernas quebradas, com o sangue doutros enchendo suas feridas. Vestidos com suas bandeiras os abutres desceram para chamar a região de vitória, o sol pareceu perder o roteiro da lua; porém, um exército de araras e tucanos viu crescer a grama dum novo país desde as copas das árvores, esvoaçaram-se lenços de lágrimas com todas as cores da revolta, a pele que vim da Africa gritou liberdade, chorou liberdade, e de cada pingo de sangue brotou uma estrela e de cada estrela um pedaço da noite, e de cada noite um alvorecer: a dor estilhaçava-se em milhares de navios carregados de invasores que segueram o caminho da fumaça dos canhões. A seguinte vez que a lua deparou-se com o sol, amaram-se novamente e desse amor nasceu o sorriso dum brasileiro que chamaram o Brasil. Assim foi que passou a independência do ser humano, e cada vez que vejo sorrir um brasileiro meus olhos se abrem, meus ouvidos se abrem, e juntos começam uma nova jornada.

FOSTE

Foste minha lingua descrevendo o som do mundo em pequenas composições poéticas; foste a palavra detendo o tempo em pequenos silêncios; foste os olhos que quiseram falar todas as coisas que disseste e olharam para o mar e não te encontraram; noutro teu silêncio mais longo, quase eterno se não fosse pela esperança.

BRUMA

Silencio de ti, silencio de mí; una imagen desdibujada recorriendo las expresiones del recuerdo, el tiempo al trasluz. Silencio que revela la voz silenciada durante los años que pasamos equilibrando nuestros pesos en la balanza de un amor premeditado. Ah, tus ojos debieron cerrarse al mirarme, mis ojos debieron abrirse cuando callabas. El amor es como un río, imparable; no como una barca.

POEMA DE AMOR DEFINITIVO

Para morir tantas veces viví una sola vez, nos ocultamos en un recodo de la memoria, nos abrazamos al punto de morir, repentinamente; hubo sexo en el funeral de tu cuerpo sobre el mío, y despojada de la piel te fuiste por la puerta entreabierta, y todos lloramos, todos y cada uno de los supervivientes, y aún así te recuerdo para recuperar el único roce que le queda a este montón de huesos apilándose uno a uno en los entresijos de la vida.